jueves, 18 de diciembre de 2014

Cómo llegar a ser un buen escritor


Mi amigo Homominimus, a quien ya conocéis por su artículo sobre 33 daños colaterales de escolarizar a tu hijo tiene un nuevo proyecto junto con Ivan Entusiasmado, que han titulado Hiperaprendizaje. Lo presentan así:

"Hiperaprendizaje.com es un proyecto conjunto de Homominimus y mío para descubrir aquéllas cosas que nos hacen aprender más rápido y mejor, de una forma más integral y armónica. Nos apasiona aprender, y nos apasiona mejorar. Así que nada mejor que mejorar nuestra manera de aprender."

Están buscando la piedra filosofal de la escritura y para ello están entrevistando a diversos escritores. Me han invitado a responder a sus preguntas, que son éstas:


1. ERRORES DE BULTO

  • ¿Cuáles son los principales mitos o creencias erróneas de los que empiezan en el mundo de la escritura?
El primer error es creer que la escritura es una cuestión de talento. Es decir, que el buen escrito no se hace, sino que nace y, por tanto, quien no escribe bien debe dedicarse a otra cosa. Creo que eso es radicalmente falso. La escritura sólo requiere pasión y disciplina. Todo el mundo puede aprender.

El segundo error es creer que uno ha de encontrar la inspiración para escribir. Como decía Picasso, "cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando". Aunque es cierto que la inspiración existe y que hay formas de invocar a las musas, también es cierto que hay que escribir mucho para llegar a escribir bien.

El tercer error es creer que hay que leer mucho para ser un buen escritor. Y no digo que no haya que leer. Pero lo que hay que hacer para ser un buen escritor es escribir.

  • ¿Cuáles son las mayores pérdidas de tiempo y los principales errores cuando estás aprendiendo a escribir?
En relación con los errores que comentaba anteriormente, las mayores pérdidas de tiempo son esperar a que llegue la inspiración, petrificarse ante la página en blanco y escribir pensando en publicar y/o en ganar dinero.

Yo, además, solía abusar de las comas. Todavía estoy trabajando en eso.

  • ¿Cuáles son los principales errores de las personas con experiencia?
No sé si considerarme una persona con experiencia (aún soy joven ¿ok?) pero un error que cometo a veces es no editar suficientemente los textos y no jugar con el estilo y la temática, que se van reduciendo hasta hacer que el proceso de escritura sea demasiado rutinario. Me refiero a que casi siempre escribo el mismo tipo de textos, cuando debería dedicar más tiempo (como hacía antes) a escribir ficción, poesía o ensayos sobre temas variados.

2. PROCESO DE ESCRITURA

  • ¿Cuál es tu proceso de escritura? (planificación, borradores, número de revisiones, feedback, etc.)
Depende de lo que vaya a escribir. 

Los libros los voy creando en mi cabeza y cuando veo que van tomando forma, compro una libreta en la que voy anotando ideas sobre el contenido, la estructura, los títulos y también citas que pueda usar (me gustan mucho las citas). Después decido la estructura (cuántos capítulos va a tener, sobre qué temas y casi siempre decido ya el título). Escribo algunas líneas resumiendo cada capítulo y después lo escribo en unas pocas semanas. Suelo pedir a dos o tres personas que lo lean, corrijan erratas y hagan sugerencias de mejora, tanto de contenido como de estructura y de gramática. Lo reviso una sola vez y lo publico o lo dejo en barbecho (hay libros que nunca verán la luz).

Los artículos y los posts de los blogs los escribo de una sola sentada y cuando acabo los leo completos y casi nunca hago una segunda versión. Lo único que suelo cambiar es el primer párrafo porque a menudo empiezo con una idea pero luego voy cambiando el enfoque y es necesario cambiar el principio. 

  • ¿Cómo se puede fomentar la generación de ideas?
La mejor forma de generar ideas es dedicándote a cosas que no tengan nada que ver con tu trabajo de escritura. Haciendo otro tipo de actividades, como pasear, hacer tareas domésticas, leer libros sobre otros temas y de otros estilos, viendo películas, etc. A mi se me ocurren muchas ideas mientras conduzco, por lo que es fácil verme en los semáforos en rojo con el móvil en la mano apuntando cosas en la aplicación de notas. También cuando paseo por el monte escuchando algún audiolibro o   podcast.

Otra forma de generar ideas es la interacción con otras personas. No necesariamente en una lluvia de ideas, sino complemente conversando sobre todo tipo de temas.  Recomiendo esta charla de Steven Johnson sobre de dónde vienen las buenas ideas (basada en su libro del mismo título).
Pero tan importante o más que la generación de ideas es su retención, por eso conviene tener siempre a mano un móvil con aplicaciones de notas o de grabadora de voz, o una libreta y un boli.


  • ¿Cuál es la mejor manera de revisar textos?
Leyéndolos del tirón, preferiblemente después de algunas horas (o días). A medida que te vas conociendo mejor, sabes cuáles son tus errores más habituales y puedes ir buscándolos durante la revisión (como el asunto de las comas, por ejemplo).

  • ¿Cuándo dejar de revisar textos y conformarte con el resultado?
Cuando no tengo plazos de entrega o publicación me los impongo a mi misma, así la revisión no se eterniza. De todos modos yo no soy partidaria de revisar mucho porque siempre se puede mejorar y no conviene darle alas al diablillo perfeccionista que muchos llevamos dentro.

  • ¿Qué herramientas son imprescindibles cuando estás escribiendo?
Lo primero, la crucecita de cerrar pestañas para cerrar el mail, las redes sociales y todo lo que no sea el DRAE, el Instapaper, un navegador por si necesitamos comprobar algún dato y, en mi caso, un traductor (porque pienso en varios idiomas pero sólo escribo en uno).
También son imprescindibles el tiempo (por  menos de media hora no me siento a escribir; sólo tuits), el silencio (yo no escribo con música de fondo aunque sí me concentro bien en cafeterías), el lugar (un lugar cómodo con la luz y la temperatura adecuadas) y una botella de agua.


  • ¿Cómo se puede desarrollar la constancia? (hábitos, rituales, creencias, etc.)
Creo que si uno realmente es escritor va a encontrar el tiempo y va a ser constante. A nadie le cuesta encontrar tiempo para hacer aquello que le gusta. Nunca he utilizado técnicas de auto-motivación para escribir, no me he propuesto retos, castigos ni nada por el estilo. Tampoco tengo rituales, no tengo un horario ni un lugar preferido para escribir.

3. MÉTODO DE APRENDIZAJE

  • ¿Qué libros o recursos didácticos me recomendarías para iniciarme con sólidas bases en el mundo de la escritura?
No recomendaría ninguno porque no los he usado. Si tuviera que dar un consejo diría: aprende gramática, amplía tu vocabulario y escribe, escribe y escribe. No necesitas ningún manual para ser escritor.

  • ¿Conoces algún tipo de prácticas o ejercicios  de escritura especialmente eficaces?
Sí, éstos son algunos de los que utilizo y me han funcionado (aunque advierto que no escribo ficción, así que no sé si son aplicables):

-Debatir conmigo misma. Escribo un pequeño ensayo, de 5 páginas como mucho, lo dejo reposar unos días y después escribo una respuesta a ese artículo. Con algunos lo hago muchas veces, a lo largo de meses o incluso años. Otros dan menos juego y se quedan sólo con una o dos respuestas. Es un ejercicio muy útil para aclarar las ideas sobre un tema y para mejorar la argumentación. A veces incluso llegas a cambiar de opinión durante el proceso.

-Jugar con el lenguaje. Éste tiene varias versiones. Escribo un texto breve (media página o una página) y después juego a cambiar todos los verbos, o añado adjetivos a todos los sustantivos, o amplío todas las frases, o hago frases más largas, o más cortas, o cualquier otra cosa similar que se me ocurra.

-Imitar a otro autor (o dicho de un modo más romántico, dejarme poseer por ellos). Leo a algún autor durante una o dos horas y después escribo imitando su estilo.

  • ¿Conoces a alguien que con muy poco tiempo de práctica o con poca edad escriba sorprendentemente bien? ¿Podrías darme su nombre?
No se me ocurre nadie. No sé cuánta práctica tiene la gente a la que leo y no conozco a nadie muy joven que escriba "sorprendemente bien".

  • ¿Sabes de alguien poco conocido que sea un estupendo profesor o pedagogo en el arte de la escritura?
Mi hermano es le mejor pepito grillo que he tenido.

  • ¿Quiénes son las personas con un método más discutido o extraño de aprendizaje de escritura? ¿Por qué es discutido? ¿Qué opinas de ellos?
No tengo ni idea. Me encantará leer las respuestas de los demás. Pero lo que opino es que "cada maestrillo tiene su librillo" y que así debe ser; no somos nadie para juzgar los métodos de los demás. En este caso diría que el fin justifica los medios, siempre que nadie resulte dañado en el proceso, obviamente.

 4. SÍNTESIS

  • Imagina que tienes que elaborar los diez mandamientos de un escritor. ¿Serías capaz de elaborar las tablas de la ley de la escritura?
Sería capaz de elaborar MIS diez mandamientos. Los comparto por si le sirven a alguien pero animo a todos los escritores a buscar los suyos propios. (E insisto: no escribo ficción así que seguro que en este decálogo falta algún punto relacionado con la creación de personajes o algo así).

1) Escribe con intención. Uno no escribe por escribir. Escribimos para que nos lean. Y si queremos que nos lean, no es para inflar nuestro ego sino para causar una impresión en el lector. Edgar Allan Poe lo expresó maravillosamente bien: 
A mi modo de ver, la primera de todas las consideraciones debe ser la de un efecto que se pretende causar. Teniendo siempre a la vista la originalidad (porque se traiciona a si mismo quien se atreve a prescindir de un medio de interés tan evidente), yo me digo, ante todo: entre los innumerables efectos o impresiones que es capaz de recibir el corazón, la inteligencia o, hablando en términos más generales, el alma, ¿cuál será el único que yo deba elegir en el caso presente?

2) Aprende gramática y amplía tu vocabulario. El lenguaje es tu herramienta de trabajo. Si tu vocabulario es limitado, la impresión que logres causar en el lector también lo será. Te aseguro que el análisis morfosintáctico que trataron de enseñarnos en el colegio es realmente útil. Así lo afirmó Ayn Rand:
Demasiada gente piensa hoy en día: "soy un genio creativo, estoy por encima de la gramática". Pero nadie que piense o escriba puede estar por encima de la gramática. Es como decir: "soy un genio creativo, estoy por encima de los conceptos", que es la actitud de muchos artistas modernos. Si estás "por encima" de la gramática, estás "por encima" de los conceptos; si estás "por encima" de los conceptos", entonces estás "por encima" del pensamiento. Lo cierto es que entonces no estás por encima sino por debajo del pensamiento. Haz de la gramática una religión.

3) Lee mucho, pero escribe más. Es obvio que leer es importante, sobre todo leer cosas que estén bien escritas, pero a escribir se aprende escribiendo. Julia Cameron escribe:
Deberíamos escribir porque escribir aporta claridad y pasión al acto de vivir. Deberíamos escribir porque es bueno para el alma. Deberíamos escribir porque la escritura nos da un cuerpo de trabajo, un sentido camino a través del mundo en que vivimos. Deberíamos escribir, sobre todo, porque somos escritores, tanto si nos llamamos así como si no.

4) Menos es más: escribir todos los días puede ser contraproducente. Es bueno tomarse un respiro, dejar reposar las ideas, despejar la mente y permitirnos crear el vacío y la oscuridad que la creatividad requiere para aflorar. Dijo Baudelaire: 
Para escribir rápido hay que haber pensado mucho; haber llevado consigo un tema en el paseo, en el baño, en el restaurante, y casi en casa de la querida.

5) Haz un mapa mental de lo que vas a escribir. No hace falta que esté todo en el mapa mental, pero sí la estructura fundamental de tu escrito. También ayuda tratar de explicarlo oralmente antes de empezar a escribir. Mejor lo expresa Friedrich Nietzsche: 
Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación.
6) Ten siempre a mano una libreta, una grabadora o una aplicación de notas en el móvil. Tus escritos te acompañan en todo momento y lugar antes de que los plasmes en el papel. 

7) Sé honesto (no escribas para gustar). O cómo dijo García Márquez: 
Traté de contar la historia sin creer en ella -descubrí que lo que tenía que hacer era creer en ella y luego escribirla. El punto que quiero hacer es que estos escritores jóvenes están gastando su vida escribiéndole a los críticos en vez de trabajando en su escritura. Es mucho más importante escribir a que escriban de nosotros.

8) Aprende otras cosas. El lenguaje es importante pero el contenido también. Y para que el contenido sea diverso y a la vez coherente hay que aprender temas variados. Lee géneros distintos de aquél que escribes, aprende otro idioma, viaja, haz ejercicio, dedícate a un arte manual, haz cualquier cosa que no sea escribir lo que escribes. 

9) Cuidate. Olvídate de Bukowski y de todos esos escritores antiheroicos. Sin tu cerebro no eres nada, así que aliméntate bien, haz ejercicio y descansa adecuadamente. Cualquier neurologo te lo diría, como Manfred Spitzer: 
El aprendizaje tiene lugar en la "cabeza". Lo que es el estómago par la digestión, las piernas para el movimiento o los ojos para la vista es el cerebro para el aprendizaje.

10) Ignora los consejos. Debes buscar tu voz, tu estilo propio, y nadie puede darte un decálogo para eso. En palabras de William Faulkner: 
Si es escritor está interesado en la técnica, más le vale dedicarse a la cirugía o a colocar ladrillos. Para escribir una obra no hay ningún recurso mecánico, ningún atajo. El escrito joven que siga una teoría es un tonto. Uno tiene que enseñarse por medio de sus propios errores; la gente sólo aprende a través del error. El buen artista cree que nadie sabe lo bastante para darle consejos, tiene una vanidad suprema. No importa cuánto admire al escritor viejo, quiere superarlo.

  • ¿En qué cinco elementos recomendarías que se enfocaran las personas con poca experiencia (pero apasionadas) que quieren avanzar rápidamente en el mundo de la escritura?
-El objetivo. Es imprescindible saber para qué escribes y adaptar tu escritura a ese objetivo. 
-El contenido. Como se dice en la blogosfera: "el contenido es el rey". Creo que eso es así en toda escritura, no sólo en los blogs. Puedes utilizar el lenguaje para hacer bellas composiciones pero si no has trabajado el contenido no estarás expresando ni comunicando nada.
-El estilo. Que uno deba encontrar su propio estilo no significa que éste sea único. No es lo mismo escribir una novela, que un blog personal, que un artículo de opinión. Un mismo escritor puede tener un estilo propio para cada uno de los géneros que trabaje, para diferentes tipos de lector y para diferentes formatos de publicación (en relación con el objetivo).
-La gramática. Es fundamental. Es nuestra herramienta de trabajo. Creo que sólo cuando uno realmente domina el lenguaje puede comenzar a innovar, pero nunca antes.
-El vocabulario. Un vocabulario pobre y limitado es lo que con mayor empeño debe tratar de evitar el escritor. Es incluso peor que puntuar mal. Sin vocabulario no hay pensamiento ni escritura.

  • Si tuvieras que enseñarme a escribir lo mejor posible  en menos de seis meses y tuvieras un premio de un millón de euros, si logro alcanzar  un nivel excepcional, ¿cómo me entrenarías?
Te convertiría en un crítico. Te haría leer a otros autores y te enseñaría a expresar qué es lo que te gusta y qué es lo que no te gusta de cada obra.
Te haría aprender gramática y te haría jugar con el lenguaje.
Te haría escribir y no haría ninguna crítica que no pudiera argumentar.
Probablemente también te ofrecería un porcentaje de ese millón de euros. Todo es negociable...

  • ¿Qué más añadirías como  útil o importante para convertirse en un buen escritor? (cualquier consejo, técnica, práctica, idea, etc.)
Hay dos herramientas que recomienda Julia Cameron que son excelentes para cualquier trabajo creativo:

Las "citas de artista". Consisten en reservar dos horas semanales para tener una cita contigo mismo. Han de ser dos horas seguidas y la cita es contigo a solas, no puedes incluir a otras personas. Esas dos horas son sagradas y puedes dedicarlas a lo que quieras. Para las madres que educamos en casa y trabajamos es todo un reto encontrar esas dos horas semanales.

Las "morning pages". Consiste en escribir tres páginas, a primera hora de la mañana, antes de estar despierto del todo y antes de haber hecho cualquier otra cosa (bueno, puedes ir al baño si insistes). Hay que escribir a mano y sin pensar, simplemente soltando todo lo que pase por nuestra mente, aunque sea incoherente, trivial o absurdo. Todo vale. Es importante no releer esas páginas (al menos, no hasta que hayan pasado varios años) y evitar que otras personas las lean.

Quiero hacer un comentario final sobre el bloqueo del escritor: la página en blanco no es el enemigo sino todo lo contrario. Cuando me bloqueo utilizo la técnica de las "morning pages": empiezo a escribir cualquier cosa que pase por mi mente como "no sé qué escribir" y poco a poco van  llegando ideas.


lunes, 15 de diciembre de 2014

Think like a freak


El periodista Stephen J. Dubner y el economista Steven Levitt, conocidos por su primer libro conjunto “Freakonomics”, escribieron otro libro titulado “Think like a freak

En él cuentan la historia de Takeru Kobayashi, conocido como “Kobi” que superó el record mundial de comer hot dogs gracias a su peculiar forma de enfocar el problema. Como no tenían dinero, su novia le inscribió en un concurso televisado que consistía en cuatro fases eliminatorias con una comida diferente en cada una de ellas. Kobi estudió las ediciones anteriores y se dio cuenta de que muchos de los concursantes comían tanto en las primeras fases que, aunque llegaran a la final, estaban demasiado agotados y demasiado llenos como para ganar. Así que decidió utilizar una estrategia diferente: comer en cada fase sólo lo suficiente para pasar a la siguiente. Y ganó. Ganó 5.000 dólares y eso le motivó para inscribirse en otro concurso: el Famoso Concurso Nathan de Comer Perritos Calientes del 4 de julio. El record en esa época estaba en 25 y 1/8 en 12 minutos. Kobi, un joven japonés delgadito y que no sólia comer mucho, batió el record y lo dejó en 50. También ganó las cinco siguientes ediciones.

¿Cómo lo hizo?



No siguió la estrategia tradicional de los demás participantes, que consiste en semi-ayunar los días anteriores al concurso y en comer lo más rápido posible. Lo que hizo fue pensar, no dar nada por sentado y preguntarse si otras formas de hacerlo podrían ser más eficaces. Lo que todos los participantes hacían era coger el hot dog (con panecillo incluido), morder, masticar, tragar y beber un poco de agua. Pero en ningún lugar estaba escrito que hubiera que comer el perrito de principio a fin. Así que Kobi practicó partiendo el perrito por la mitad y pudo comprobar que ganaba algo de tiempo, ya que al usar las manos para partirlo liberaba a la boca de hacer ese mismo trabajo. Durante meses practicó, se grabó en vídeo y fue recopilando todos los datos. Esta estrategia se conoce desde entonces como “el método Salomon”.

Pero Kobi no se conformó con ese avance y siguió cuestionándose el sistema tradicional. Se dio cuenta de que, al comer el perrito y el panecillo juntos, se producía un conflicto de densidades así que decidió intentar comerlos por separado. Comía primero unos cuantos perritos y luego los correspondientes panecillos. De nuevo, lo registró todo y comprobó que volvía a ganar tiempo. No contento con ello, ideó una nueva estrategia: mientras masticaba el perrito, puso el panecillo en el vaso de agua, lo mojó, lo escurrió, lo chafó y se lo comió. Eso le daba ventaja en dos sentidos: por un lado, era mucho más fácil comer el panecillo, pues requería menos tiempo masticando y, por otro lado, le mantenía hidratado y no tenía que dejar de comer para beber agua.

Sus experimentos parecían no acabar nunca. Practicaba durante meses y lo anotaba absolutamente todo para detectar cada milisegundo que pudiera utilizar más eficazmente. No sólo dio con la estrategia que le permitió ganar cinco concursos seguidos sino que pronto sus rivales comenzaron a imitarle. Durante sus experimentos, además, comprobó que muchas estrategias que podrían parecer lógicas no daban tan buen resultado como cabría esperar. Cualquiera se habría preguntado: “¿Cómo puedo comer más hot dogs?” pero Kobi se preguntó: “¿cómo puedo hacer que un hot dog sea más fácil de comer?”. 

Algunas de las más grandes ideas son también las más obvias, sólo que la mayoría de nosotros estamos demasiado ocupados haciendo las preguntas equivocadas.

Esto es lo que deberíamos permitir que todos los niños continúen haciendo: recopilar información (observando y haciendo) pero también analizarla sin ningún prejuicio establecido. Ellos ya saben hacer las preguntas adecuadas y lo único que necesitan es que no haya un adulto a su lado diciéndoles si la pregunta es pertinente o no.

De hecho, aunque los autores de Think like a freak ofrecen muchas técnicas y ejemplos para aprender a pensar más inteligentemente, su conclusión se reduce a algo tan sencillo (y tan complicado a la vez) como esto: piensa como un niño.


***********

¿Te ha gustado el artículo?
Compra el libro en Amazon a través de mi enlace de afiliado

lunes, 8 de diciembre de 2014

Follow your arrow...


...wherever it points.

Kacey Musgraves ha ganado el premio a la mejor canción country del año con "Follow Your Arrow". Se ha dicho que es una canción pro-gay, pro-marihuana y pro-promiscuidad. Sin embargo, el mensaje es sencillamente pro-libertad: haz lo que quieras porque sólo vas a vivir una vez y no puedes contentar a todo el mundo.


domingo, 30 de noviembre de 2014

Educación financiera




En octubre echó a andar el último proyecto formativo con el que me he comprometido, Educación Financiera. La idea surgió a raíz de un taller que Pablo Martínez Bernal y yo organizamos para el grupo de homeschoolers de Madrid. Finalmente nos decidimos y, junto con Juan de Lezo y Luis Alberto Iglesias, decidimos abrir este nuevo blog en el que escribimos dos artículos al mes cada uno de nosotros. Los cuatro tenemos formación, intereses y perfiles muy diferentes, por lo que nos complementamos a la perfección para dar a este proyecto un enfoque lo más amplio posible.


Hasta ahora he publicado estos cuatro artículos:


Los niños y el dinero. Un tema que no debe ser tabú en la familia.

Lo que es mío es mío. Una reflexión sobre los niños y el concepto de propiedad.

Las cuatro huchas. Un tip de gestión del dinero muy útil para niños y también para adultos.


Si queréis sugerir algún tema para próximos artículos podéis dejar un comentario aquí, escribirme a info@lauramascaro.com o directamente en la página de Facebook de Educación Financiera. Gracias.


sábado, 29 de noviembre de 2014

Conferencia sobre homeschooling en Girona [Vídeo]



La asociación Students For Liberty Girona me invitó a dar una charla sobre educación sin escuela.  Asistieron unas treinta personas, en su mayoría estudiantes universitarios.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Mentes brillantes [Crónica y vídeo]






Sigo la cuenta del El Ser Creativo en Twitter desde hace algún tiempo. Un día vi anunciado el V Congreso Mentes Brillantes y pensé  "qué título más presuntuoso". Presuntuoso o no, el marketing hizo su efecto y pinché el enlace para ver la información del congreso. Lo promocionaban así: "Dos días, 21 mentes brillantes, 21 minutos cada una y 4 apasionantes debates". Vi el listado de participantes y me pareció muy interesante hasta que leí que Laura Dekker iba a estar allí contando su experiencia dando la vuelta al mundo a vela en solitario. No lo dudé ni por un instante, tenía que ir a escucharla.

Cuando Laura Dekker anunció su intención de dar la vuelta al mundo sola en su barco de vela sólo tenía 13 o 14 años. Recuerdo que seguí el caso con interés porque el gobierno holandés trató de impedírselo. Un montón de tipos trajeados que probablemente nunca habían pisado un barco en su vida les estaban diciendo a Laura y a sus padres lo que podían o no podían hacer. Sólo porque Laura era menor de edad. Aunque hubiera nacido en un barco y pasado la mayor parte de su vida navegando con su familia. Ellos, por el poder que les confiere el Estado, tenían mayor capacidad para decidir qué, quién y cómo. Tras 8 juicios en diez meses, le obligaron a comprar un barco un poco  más grande y la dejaron partir. Ahora Laura tiene 19 años y sigue viviendo en su barco. Navegando. Sola. Y a mi me interesaba mucho oír lo que tuviera que decir.

Así que allá nos fuimos, Jon y yo, el 13 de noviembre al Teatro Circo Price de Madrid, un poco a ciegas porque a muchos de los ponentes no los conocíamos en absoluto. Tampoco los investigamos antes de ir porque el factor sorpresa es esencial en algunos momentos de la vida.

El periodista Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión de España, fue el encargado de presentar el evento. Por su voz, por su saber estar, por su capacidad para encontrar el equilibro entre seguir el guión e improvisar, por sus tablas, en definitiva, le dio al evento un toque profesional que le da mil vueltas a la mayoría de los periodistas de este país.

Podría parecer que 21 minutos son escasos para presentar un tema, contar una historia y dar consejos basados en la propia experiencia, pero lo cierto es que el tiempo estuvo muy bien calculado. Lo suficiente para conocer al personaje y entender qué quería contarnos, pero no tanto como para permitirle irse por los cerros de Úbeda ni para que el público perdiera el hilo y desconectara. Después de cada panel de tres o cuatro "mentes brillantes", se reunían todos en el escenario para realizar un pequeño debate y responde a algunas de las preguntas del público. Había casi dos mil asistentes así que no se dio opción de participar en directo, sino que se repartieron tarjetas para que pudiéramos presentar nuestras preguntas o comentarios, que eran filtrados -no sé si por la organización o si por el propio presentador- y trasladados a los ponentes. Tres de mis preguntas fueron leídas y respondidas.

Después de las presentaciones de rigor -incluido un discurso pseudo-feminista de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella- empezaron las exposiciones de 21 minutos. Éstas son algunas de ellas:

Gulalai Ismail, una mujer pakistaní que confiesa que, cuando era pequeña, imaginaba que "crecer" era convertirse en alguien parecido a su padre, no a su madre. Cuando su prima fue obligada a contraer matrimonio con un hombre al que apenas conocía, Gulalai decidió hacer algo para cambiar las cosas en su país, donde el 70% de las mujeres son obligadas a casarse antes de los 16 años; donde el 90% son víctimas de abusos; y donde las mujeres son asesinadas en nombre del honor. Por eso fundó la asociación "Aware Girls" y desde esa plataforma se dedica a dar a las mujeres herramientas de liderazgo para que puedan cambiar el sistema. Después de escucharla, una se siente un poco ridícula por lo que el concepto de "luchar por la libertad" significa en diferentes partes del mundo.


Richard Gerver, el amigo y colaborador del conocidísimo Sir Ken Robinson, hizo gala de un humor envidiable en una charla plagada de anécdotas y ejemplos reales. Me gustó su idea de que el sistema escolar no puede ni debe ser reparado, sino que debe ser reemplazado (¡cómo no me iba a gustar!). Habló de acercar la educación a la vida real y de cómo los "expertos" sólo sirven para afirmar que el sistema falla. Tuve ocasión de charlar con él y de recomendarle algunas lecturas que desconocía. Le dije que presido una asociación y que luchamos por el reconocimiento del homeschooling en España. La cara de pena que puso no os la pueda describir. Era como si me estuviera dando el pésame. Y no es para menos.




Ramón Cacabelos es un investigador de la mente humana y, en especial, del Alzheimer. Al principio parecía que su charla no encajaba dentro de la temática del congreso porque hablaba del concepto de salud pero, de repente, se puso interesante y comenzó a explicar qué es y qué puede lograr la medicina genómina, que permite individualizar el tratamiento partiendo del análisis del genoma de cada persona. Supondría además un importante ahorro económico, pues el análisis sólo es necesario realizarlo una vez en la vida. Como en muchos otros ámbitos del conocimiento humano, no es tan importante tener una gran cantidad de información, sino tener la información adecuada y eficazmente organizada.


Daniel Stix es deportista pero es más conocido por haber protagonizado el anuncio de Cola Cao. Desde su silla de ruedas hizo una resumen de los principios en los que basa toda su vida. "La vida tiene una forma muy graciosa de  pegarnos constantemente en sitios donde duele muchísimo". Pese a su juventud, Daniel ya tiene experiencias suficientes como para permitirse dar consejos sobre la vida:
  • Asume que la vida es difícil
  • Busca tu pasión
  • Sé creativo
  • Sé flexible
  • Supera los miedos
  • Juega con lo que se te ha dado


Laura Dekker ahora tiene 19 años. A los 16 se convirtió en la persona más joven en dar la vuelta al mundo a vela en solitario, algo que decidió cuando sólo tenía 11 años de edad. Su historia es un claro ejemplo de cómo las sociedades actuales infantilizan a la población y pretenden someterla a una autoridad superior, siempre "por su propio bien". A sus 15 años Laura Dekker está perfectamente capacitada para embarcarse en esta aventura. Yo no lo estaría ni a mis 35 y, sin embargo, dudo que a mi algún Estado pretendiera prohibírmelo. El tema da para escribir un libro completo y no es éste el lugar para este debate, pero no podía dejar de apuntarlo.  De la ponencia de mi tocaya me quedo con su rotunda afirmación de que las tormentas son mucho mejores que la calma. Porque la tormenta te obliga a mantenerte activo, hay movimiento y no puedes perder la atención ni por un segundo.





Alberto Vollmer es presidente de Ron Santa Teresa y venía a hablarnos del Proyecto Alcatraz. Pero ¿qué tiene que ver el ron en todo esto? ¿Y qué clase de proyecto puede llamarse "Alcatraz"? Bien, la historia es fascinante. Su misión es reducir la delincuencia sin recurrir a ningún tipo de violencia. El medio que utilizan es el deporte y, más concretamente, el rugby. Proyecto Alcatraz recluta a jóvenes venezolanos con problemas de conducta y los integra en sus equipos de rugby, donde ya juegan más de 2200 personas. El planteamiento es brillante y, desde luego, un ejemplo a seguir y a implementar en otros lugares del mundo.




Albert Espinosa padeció cáncer en su adolescencia. Tuvieron que amputarle una pierna y extirparle un pulmón y parte del hígado. Todo ello antes de cumplir los 20 años. Mientras estudiaba en la universidad se aficionó al teatro, lo que le llevó a trabajar en televisión y cine (y nunca se llegó a dedicar a la carrera que estudió, ingeniería). Probablemente sus obras más conocidas sean la película Planta 4º y la serie Pulseras Rojas. Con todo este historial a sus espaldas no es de extrañar que Espinosa, a sus 41 años, tenga una filosofía de vida envidiable que muchos no logran ni viviendo 70 años. "La mayor aventura es vivir", asegura. "Si crees en los sueños, ellos se crearán. Creer y crear están a una sola letra de distancia.



Tom Shadyac fue la gran revelación del congreso, al menos para mi. Es director de cine (Ace Ventura y Patch Adams, entre otras muchas) pero un día decidió que el estilo de vida hollywoodiense era una locura. Cuando se dio cuenta de que vivía en una casa con 18 habitaciones y 13 cuartos de baño para él sólo, decidió dar un giro radical a su vida. Vendió todo lo que no necesitaba, compró una casa móvil y se fue a vivir a un lugar pequeño cerca del mar. Desde entonces, todo el dinero que gana y que no necesita para cubrir sus necesidades básicas lo dedica a obras filantrópicas. Colabora, por ejemplo, con una asociación que trabaja para erradicar la esclavitud en el mundo y con el Instituto Gesundheit, un centro médico que atiende a personas sin recursos y cuya historia relató en la película Patch Adams. Me gustó cómo replanteó algunos de los temas tratados, cómo explicó, por ejemplo, que uno no debe tratar de "mejorarse a si mismo" sino simplemente ser uno mismo. O cómo no debemos pretender cambiar al mundo sino sólo actuar en nosotros mismos, pues cada acción que realizamos repercute en nuestro entorno y no podemos saber hasta dónde llegará nuestra influencia.




Anxo Pérez es un joven prodigioso. Habla varios idiomas, toca diferentes instrumentos, canta, sabe hablar y quién sabe cuántas cosas más. Es el creador de 8belts, un sistema que te permite aprender chino en sólo 8 meses. Su visión de la educación tal vez suene revolucionaria pero tiene mucho sentido. Explicó cuáles son los 8 pasos del aprendizaje, en los que basó sus sistema 8 belts. El primero consiste en priorizar: aprender menos pero mejor. Justo lo contrario de lo que hacen las autoridades educativas cada vez que retocan el currículum escolar oficial. Anxo acabó tocando el teclado y cantando a Frank Sinatra. Todo un personaje.




Jeff Widener fue la sorpresa de la tarde. Él es el autor de la famosa fotografía "El rebelde desconocido". Tiene muy claro que él no es protagonista de nada, que sólo le llaman porque se desconoce la identidad del "rebelde" y él es el siguiente en la lista. Insiste en que no es ningún héroe y reconoce que la mayor parte del tiempo tenía mucho miedo, porque el periodismo de guerra no es agradable y es un trabajo en el que te juegas la vida, antes mucho más que ahora. Widener es un hombre sencillo que realmente parece no saber muy bien qué interés puede tener la gente en escucharle. Enseñó varias de sus fotografías y explicó la historia que hay detrás de cada una de ellas. Con algunas sabe que ha logrado hacer del mundo un lugar mejor, haciendo que se sepa qué cosas pasan en otras partes del mundo o recaudando fondos para varias causas, por ejemplo. "Estuve en el lugar equivocado en el momento adecuado" es prácticamente todo lo que tiene que decir sobre la famosa foto de Tian'anmen. Cuando escuchó el ruido de los tanques bajando por la calle, se asomó a la ventana dispuesto a fotografiarlos y lo primero que pensó fue que, maldita sea, ese tipo le había estropeado la foto.



Juan de la Cierva es un entrañable señor de 85 años. Es sobrino del inventor del autogiro y también él ha inventado algunas cosas en su vida. "Todas muy raras", reconoce. A su edad, sigue activo e ideando nuevos inventos. Contó su experiencia viviendo en Cuba, donde conoció a Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, y de donde huyó para no volver jamás. Contó cómo estando en el hipodrómo se le ocurrió la idea de crear el foto finish, un sistema que permite dilucidar exactamente los tiempos de llegara a la meta en las carreras deportivas. Operado del corazón, de la Cierva tuvo la oportunidad de conocer al siguiente ponente: el inventor del aparato que le permite seguir viviendo, el marcapasos.




Jorge Reynolds es un ingeniero electrónico al que un día se le ocurrió la feliz idea de pensar que el corazón no deja de ser un sistema eléctrico. Su ingenio le llevó a crear el marcapasos y, con él, ha salvado a más de 78 millones de personas. Contó cómo cometieron un error con el primero que crearon, pues funcionaba con batería y no se les ocurrió el pequeño inconveniente de que era necesario recargarla. A día de hoy sigue trabajando para mejorar el aparato, para reducir su peso y tamaño a la vez que incrementan su eficacia. Pueden imaginar la ovación después de su intervención. Creo que habría dado igual lo que hubiera dicho en su ponencia. Sólo por haber salvado tantísimas vidas ya merecía todos esos minutos de aplausos. 




Jason Kessler tituló a su ponencia ¿Somos más listos que los dinosaurios? Él trabajaba en la NASA y lo dejó para dedicarse a temas de salud, nutrición y bienestar. Pero en 2008, después de que la crisis se cebara con él, tuvo la inmensa suerte de que la NASA le volviera a llamar. "Y cuando la NASA te llama", dice "tú respondes". Así que ahora se dedica a investigar los asteroides y a buscar aquellos que pudieran colisionar con el planeta Tierra. Nos tranquilizó al asegurarnos que no prevén que llegue ninguno en muchas décadas.



Ahn Myong Chol trajo uno de los testimonios más impactantes del congreso. Fue carcelero en Corea del Norte y un día se fugó junto a dos de los presos. Fue testigo de ejecuciones sumarias, torturas, y violaciones y, aunque asegura que nunca mató a nadie, también reconoce que lo habría hecho si se lo hubieran ordenado. Cuando su padre, un ex alto cargo del régimen, hizo unas declaraciones inoportunas, fue ejecutado y sus hermanas enviadas a campos de concentración. Entonces él se sintió en peligro y escapó a Corea del Sur cruzando China. En Corea del Norte se adoctrina a la población desde su infancia, de modo que nadie critica nunca al régimen y todo el mundo vigila a los demás. Ahora Ahn Myong Chol trabaja desde Corea del Sur para que se conozcan las barbaridades que suceden en su país.



Luis Feduchi es arquitecto y lidera uno de los equipos ganadores del concurso internacional para la recuperación de la región devastada por el tsunami del Este de Japón. La lección que extrae de este proyecto es que toda crisis puede convertirse en una oportunidad si se mira con la perspectiva adecuada.



Thubten Wangchen es un monje budista y es representante del parlamento tibetano en el exilio. Explicó cuál es la situación del Tibet su ponencia destacó no sólo por la sensatez de sus palabras sino también, y sobre todo, por su espontaneidad y su sentido del humor. Dijo que ellos no quieren independizarse ni echar a los chinos del Tibet, sino simplemente poder convivir siendo respetados en su cultura, su religión y sus costumbres. "Los chinos cuentan muchos cuentos chinos sobre el Tibet" aseguró sin perder la sonrisa.



Carlos Fernández es el famoso community manager de la Policía Nacional española. Es ya famoso por sus tuits virales en los que utiliza un lenguaje muy coloquial y por las ingeniosas respuestas que da a quienes interactúan con la cuenta de Twitter de la policía. Las redes sociales han traído un beneficio inesperado, cual es el de permitir realizar campañas de concienciación que antes no se hacían por falta de presupuesto.



Chris Dancy llamó la atención de todos incluso antes de empezar a hablar. ¿Por qué? Porque vino ataviado con unas Google Glass, invento que la mayoría de los presentes sólo habíamos visto por foto en internet. Dancy es conocido como "el hombre más conectado del mundo" y lleva siempre encima varios aparatos que registran toda su actividad. Durante tres años, por ejemplo, recopiló datos sobre sus hábitos y, tras analizarlos, consiguió cambiar esos hábitos y perder los 45 kilos de peso que le sobraban. Las críticas que recibe por "abusar" de la tecnología son infundadas. Él es tal vez la persona más cauta a la hora de utilizar las aplicaciones, pues lo hace con mucho cuidado y siempre con una intención: recoger datos para mejorar. Critica el uso que la mayoría de las personas hacen de la tecnología, publicando selfies en las redes sociales o contando cuánto han caminado o dónde están tomando un café.



Andrés Contreras tenía 12 años cuando creó su primera empresa.  Ahora tiene 19 y sigue dedicándose a las start ups. Critica duramente, y no sin razón, al sistema escolar, del que nada bueno tiene que decir, pues reconoce que su educación no se debe a su paso por la escuela. Denunció la gran cantidad de "mercenarios" que se dedican a la educación. Todos nacemos emprendedores, por eso a la educación y al talento no hay que ponerles barreras.









sábado, 22 de noviembre de 2014

Museo del Ferrocarril de Madrid


Tres años en esta ciudad y todavía no habíamos visitado el Museo del Ferrocarril. ¡No puede ser! Así que la semana pasada cogimos la cámara y allá que nos fuimos. Normalmente no hacemos este tipo de visitas en fin de semana porque una de las ventajas de que Damián no vaya al cole y nosotros trabajemos desde casa es que tenemos libertad de horarios, así que podemos visitar lugares cuando más vacíos están.  Antes solíamos ir mucho al cine entre semana y casi siempre estábamos solos, a menos que no fueran películas infantiles (que también las vemos).

El caso es que nos fuimos al Museo del Ferrocarril, que está en la estación de Delicias, y nos encontramos una cola interesante para entrar. Se ve que los domingos es el día del visitante por lo que hay  descuento y la entrada sólo cuesta 2,5 euros en vez de los 6 habituales. Además para evitar aglomeraciones sólo dejan entrar a unos cuando otros salen, lo cual fastidia cuando estás fuera pero se agradece enormemente cuando estás dentro y no hay una marabunta de gente impidiéndote ver y tocar las cosas. En la web del museo tenéis información sobre horarios, precios, actividades, localización, etc.


Que el museo esté en una antigua estación le da un aire imposible de reproducir en cualquier otro edificio. Realmente uno tiene la sensación de estar viajando en el tiempo. Además a la mayoría de los trenes se puede subir y, a los que no, hay escaleritas para que te asomes por las ventanas desde fuera. Uno de los trenes está habilitado como cafetería. Por un momento pensé que habría un asesinato y aparecería Hercule Poirot con su lustroso bigote.

La visita al museo es una excusa perfecta para hablar con los niños sobre la revolución del transporte y las comunicaciones, sobre la Revolución Industrial, la relatividad del espacio y el tiempo y miles de temas interesantísimos.

Hicimos un pequeño vídeo para que veáis cómo es el museo. Si os gusta, ¡dadle like en Youtube!






miércoles, 19 de noviembre de 2014

Preguntas incorrectas


Ejercicio de matemáticas de 3ª de Educación Primaria:

Por su cumpleaños, Bruno quiere invitar a 8 amigos a merendar. Si cada merienda cuesta 12€ ¿cuánto dinero necesita Bruno?

La respuesta correcta, según el libro, es 12x8.

Pero a nosotros se nos ha ocurrido que debería ser 12x9, porque suponemos que Bruno no se quiere quedar sin merienda. 

La cuestión puede parecer anecdótica pero para mi tiene una trascendencia que debería ser tomada en cuenta por todos los "agentes sociales" implicados en la educación. Éste es sólo un pequeño ejemplo de cómo los materiales especialmente diseñados para educar suelen estar completamente alejados de la realidad. Hace un par de años tuvimos un debate sobre este tema a raíz de otro ejercicio de uno de esos cuadernos de verano en el que, a nuestro modo de ver, no había sólo una respuesta correcta.

En la escuela nos hacen hacer cosas muy raras. Pero las hacemos durante tanto tiempo (diez años como mínimo) y temerosos de una autoridad que tiene todas las respuestas correctas, que al final asumimos como normales cosas que no lo son en absoluto. Y todo porque este sistema no permite que los niños aprendan de la vida misma, por lo que tienen que crear materiales, métodos y recursos artificiales que pocas veces se ajustan a la realidad.

Algunos parecen estar despertando ahora. Algunos descubren que lo que sucede en las aulas no es lo que los profesores creen que sucede (ya lo dijo John Holt hace más de 40 años) y creen que han hecho un gran descubrimiento y que está en sus manos cambiar el sistema. Para ello, montan congresos, escriben en sus blogs y organizan debates online sobre lo mal que está la educación y todo lo que habría que cambiar. Pero la mayoría no llegan a actuar nunca, por lo que sus esfuerzos intelectuales por mejorar el sistema resultan completamente estériles. No comprenden que el sistema ya no tiene arreglo y que John Gatto también tenía razón cuando afirmó que "educación y escolarización son términos mutuamente excluyentes".


Sólo en clase de matemáticas
puedes comprar 60 melones
sin que nadie te pregunte qué problema tienes






martes, 18 de noviembre de 2014

Cuando ganan los malos


Damián siempre ha decidido qué ver en la tele. Nunca he seguido las recomendaciones de edad mínima para ver una película sino que, simplemente, hemos empezado a ver la que nos ha apetecido y él ha decidido en cada caso si quería verlas completas o si en algún momento prefería dejarlas. Para que se hagan una idea: teniendo sólo tres años de edad sus dos películas preferidas eran Gladiator de Ridley Scott, y El Rey Arturo de Antoine Fuqua. Sin embargo, era incapaz de ver Ratatouille porque no le gustaba que la anciana quisiera matar al ratón a escopetazos.

Hace unos días dijo que quería ver una película en la que ganara el malo. Le pregunté a mi amigo El Pelicultista y me sugirió estos títulos:
  • Alguien voló sobre el nido del cuco 
  • American History X
  • Seven
  • Sospechosos habituales
No las he visto todas pero me parecen un poco duras. Hicimos un poco de brainstorming e incluso  nos salió la vena anarquista y llegamos a decir que un buen ejemplo sería James Bond, que sería el malo porque trabaja para el Estado.

Finalmente decidí probar suerte con Asesinato en el Orient Express protagonizada por David Suchet. A todos en esta casa nos gustan las historias de misterio y de detectives, hemos visto completa la serie de TV Los Misterios de Laura, hemos jugado a Sherlock Holmes y creo que esta película será una buena forma de introducir a Damián en el mundo de Agatha Christie.

¿Conocéis otras películas en las que ganen los malos y que sean aptas para niños?




lunes, 17 de noviembre de 2014

Educación viva, activa y no dirigida


La semana pasada participé en el Congreso de educación viva, activa y no dirigida que se celebró en la Universitat Jaume I de Castellón. Lo organizaba la asociación Momo, una agrupación de familias que quieren para sus hijos una educación diferente de la convencional. En el espacio que comparten las familias de Momo los niños no son separados por edades, no hay un timbre que marque los ritmos, no hay clases en el sentido tradicional del término sino actividades y talleres, no hay deberes ni exámenes. Al más puro estilo Summerhill, los niños son invitados a participar de las actividades pero nunca obligados.

Al ser la mayoría de los asistentes profesores y estudiantes de educación, les sorprendió enormemente conocer el funcionamiento de las llamadas escuelas libres, que fueron representadas por Inma Serrano de la escuela Donyets, (Valencia), Tinus Wijnakker de la escuela Alavida (Madrid) y Manel Martínez de la escuela Liberi (Cataluña). Hablaron del acompañamiento respetuoso al niño, de fomentar su autonomía dándole libertad sin que ello signifique no establecer límites (y límitesno es sinónimo de castigos) y del respeto por los intereses y los ritmos de los niños. Resulta evidente (y está científicamente demostrado) que el aprendizaje está ligado a las emociones y que es mucho más eficaz cuando se parte del interés de la persona y cuando se da de forma vivencial. Es decir, aprender haciendo. Estos conceptos parecieron sorprender a muchos de los asistentes quienes, si bien los comprendían racionalmente, no alcanzaban a ver cómo podía ser su aplicación práctica, porque hemos llegado a creer que los niños no van a querer aprender si no son obligados a ello. La realidad es que todos los niños quieren aprender. Desde que nacen y comienzan a utilizar todas las herramientas a su alcance, los cinco sentidos, para explorar su propio cuerpo y el mundo que les rodea. Ello no cambia a menos que ahoguemos su deseo innato de aprender mediante imposiciones heredadas.

Tomàs Segarra, profesor de la UJI, y Nely Vicario, organizadora del congreso

Muchos niños que se educaron en escuelas libres, igual que muchos niños que se educaron sin escuela, se han incorporado al sistema convencional sin ningún tipo de problema. Sabían leer y escribir, sabían responder un examen y no eran unos salvajes insociables como mucha gente aún parece creer. Inma Serrano contó que un grupo de niños en Donyets había pedido que se organizara un taller sobre tildes. Sí, han leído bien: sobre tildes. Esas rayitas inclinadas que se sitúan encima de algunas letras cuando escribimos. Anécdotas como ésta podrían llenar libros enteros. Casos de niños que piden que se les enseñen las cosas más variopintas; de niños que aprenden fácilmente y en poco tiempo lo que en la escuela se tarda meses en aprender; de niños que nunca han hecho deberes ni exámenes y no han sido obligados a cumplir un horario a golpe de timbre y que, oh sorpresa, llegan a la edad adulta y resulta que están perfectamente integrados en la sociedad, que tienen familias, trabajos, aficiones y vida social e incluso son felices.

Al público se le iluminaba la cara viendo las fotografías de estos espacios educativos y oyendo las explicaciones de los ponentes. La pregunta, entonces, era: ¿cómo puedo aplicar estos principios cuando la realidad que se me impone, como profesor, es que debo atender a un grupo de 25 niños dentro de un aula y se me exige que cumpla unos objetivos?


Para eso sirvió mi ponencia, que no fue una clase magistral sino una ponencia-taller porque consideré que no podía plantearlo de otro modo si estábamos en un congreso de educación viva y activa. Mi intervención debía ser también viva y activa y contar con la participación directa de los asistentes. Les ayudé a comprender que los principios que inspiran el unschooling (la educación sin escuela) son universales y pueden aplicarse, aunque con limitaciones, dentro del aula. Tal vez éste, y no los debates parlamentarios ni las manifestaciones en la calle, sea el camino para una verdadera reforma educativa.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...